QUIENES

SOMOS

Sobre

la constancia

La Constancia es el legado cervecero de El Salvador desde 1906 y a partir de 2016 se integra a la familia global de AB-InBev, la compañía cervecera más grande del mundo. Sus más de 3,000 empleados trabajan para ofrecer al consumidor: 12 marcas de cerveza, 4 marcas de bebidas carbonatadas, variedad de jugos, bebidas energéticas, bebidas isotónicas, leches de semillas y agua purificada. La empresa produce el 1% del producto interno bruto del país y representa el 2.8% de la recaudación tributaria del gobierno. Tiene un efecto multiplicador sobre ventas adicionales del 5.6% del PIB y 14 en el empleo.

Durante más de un siglo La Constancia ha unido a la gente a través del deporte, la música y la cultura. Su compromiso de producir las mejores bebidas, entregar las mejores experiencias de marca y generar un efecto multiplicador en la economía apalancadas por su plataforma de sostenibilidad hacen tangible su sueño: Unir a la Gente por un Mundo Mejor.

MANIFIESTO

En ABI siempre soñamos en grande

Es nuestra cultura, nuestra herencia

Pero más que eso, es nuestro futuro

Un futuro en el que siempre miremos hacia adelante

En el que siempre brindemos nuevas maneras de afrontar los momentos de nuestra vida

Un futuro en el que sigamos soñando en grande

Para brindar más oportunidades a nuestra gente

Impulsando a nuestros vecinos

Dejando un impacto positivo en el mundo.

Un futuro que todos celebremos

Que disfrutemos juntos

SOÑAMOS EN GRANDE PARA CREAR UN FUTURO CON MÁS MOTIVOS PARA BRINDAR

Nuestro legado

La Constancia nace en 1906 en el barrio Santa Cruz en la ciudad de Santa Ana como la primera empresa dedicada a la producción de cerveza en El Salvador:

"Rafael Meza Ayáu y Compañía"

La empresa inició con 4 marcas de cerveza: Perro, Abeja, Extracto de Malta y Pilsener.

En el año de 1920, Don Rafael Meza Ayáu fundó la primera planta embotelladora de bebidas gaseosas en San Salvador.

Es así como en 1928, La Constancia da un paso firme hacia adelante al instalar en San Salvador una nueva planta con sofisticada maquinaria para la producción de cerveza. Fiel a los extraordinarios conocimientos heredados de sus grandes maestros cerveceros alemanes entre ellos Hans Schelenker, Federico Bannon y Chester Hackbarth, Don Rafael Meza Ayáu y sus hijos continuaron con la tradición de fabricar cervezas de alta calidad, con un sabor único y distinguido.

En el año de 1935, la empresa cervecera cambia su nombre por «La Constancia, S.A.» tras la unión de «Rafael Meza Ayáu y Cia.» y «Cervecería Polar», otra empresa cervecera. Este mismo año, la empresa adquiere su primera flota de 10 camiones de distribución, que sustituye las antiguas carretas.

Entre 1970 y 1980, La Constancia, S. A. incorpora procesos de modernización en las áreas de producción y comercialización. Así mismo, trasciende las fronteras con su presencia en Estados Unidos, donde sigue presente. Algunos detalles de esa modernización son: Se vive un momento de reingeniería con nuevas salas de cocimiento que duplican la capacidad de producción. Moderna planta de embotellado, tecnología de punta en el envasado del producto, nuevos equipos de filtración y tanques de fermentación, modernas unidades de distribución y sistemas de información con avanzada tecnología.

En el año 2001, se da el intercambio de acciones entre el Grupo AGRISAL y la multinacional South African Breweries, para formar el holding Bevco, conformado por las empresas: La Constancia, Embosalva, Industrias Cristal y el grupo de empresas de Cervecería Hondureña.

En 2002, SAB adquiere el 100% de las acciones de Miller Brewing Company, la segunda cervecería más grande en volumen de los Estados Unidos y cambia su nombre a SABMiller plc y se convierte en la segunda cervecería más grande en volumen a nivel mundial.

En el año de 2003, se fusionan las empresas de bebidas, «Cervecería La Constancia», «Embotelladora Salvadoreña» e «Industrias Cristal de Centroamérica», dando vida a una empresa multibebidas que lleva por nombre «Industrias La Constancia».

En el año 2005, SABMiller adquiere la totalidad de la empresa. Gracias la unión de ambas empresas y de la combinación de conocimiento sobre la conservación del medioambiente, el consumo responsable y buenas prácticas para el desarrollo de la comunidad, se logra consolidar un modelo de Desarrollo Sostenible que incorpora, además del impacto en sus públicos externos, impacto positivo en toda la cadena de valor, contribuyendo así al desarrollo económico, social y medioambiental del país.

Más de 110 años de historia, nos hemos esforzado por satisfacer las necesidades de nuestros consumidores

Para transparentar los avances y retos de su Política de Desarrollo Sostenible, desde el año 2009 y de forma ininterrumpida, La Constancia ha presentado a la sociedad civil, empresarios, entidades de gobierno, ONG’s y universidades su Reporte Anual de Desarrollo Sostenible.

En el año 2012, por solicitud de La Constancia, la Escuela Superior de Economía y Negocios realizó un estudio para medir el impacto de las diversas actividades comerciales de la empresa, tomando como base la Matriz Insumo Producto del Banco Central de Reserva. Como resultado, se evidenció el impacto positivo de La Constancia en la economía.

En el año 2016 AB InBev y SABMiller anuncian una fusión histórica, y es en diciembre del mismo año que La Constancia pasa oficialmente a formar parte de la familia AB InBev.